martes, 22 de noviembre de 2011

EL PAPEL DEL EJERCICIO.


EL PAPEL DEL EJERCICIO. 
El propósito del ejercicio para las personas con ALS es: 
♥ Mantener o mejorar la flexibilidad de los músculos no afectados por ALS.
♥ Mantener la flexibilidad de los músculos que han sido afectados  por la
enfermedad.
♥ Mantener la flexibilidad de las articulaciones del cuello, tronco y los
miembros.
Es importante comprender que el ejercicio no fortalecerá los músculos que se han
debilitado por ALS.
Una vez que la existencia de las neuronas motoras que controlan un músculo en
particular se han degenerado, no puede ser regenerado  con el ejercicio o por
cualquier otra cosa.
Un programa correcto de ejercicio puede minimizar la rigidez de las articulaciones y
los músculos.

El Rango De Movimiento Del Ejercicio (ROM)   
Una persona con ALS necesita mover cada articulación que este afectada a través de
una serie de ejercicios del rango de movimiento todos los días para prevenir el
envejecimiento de las coyunturas.
El ejercicio va a ayudar a mantener tu cuerpo lo más flexible que sea posible y móviles
las articulaciones.
Los ejercicios deben ser hechos sistemáticamente, es decir, que se ejercen las
articulaciones de un miembro en un orden particular antes de que el próximo miembro
se ejerza y así sucesivamente.
Cada persona con ALS necesita un programa de ejercicios que entalle a sus propias
necesidades y habilidades. Tu doctor y terapista pueden prescribirte los ejercicios
correctos para ti para cualquier momento dado. Tu fisioterapeuta puede demostrarte
los ejercicios y asegurarse que los están  realizando correctamente.

Ejercicio Con Moderación. 
Es importante que todos los ejercicios se hagan con  moderación, la fatiga sólo
aumenta tu debilidad y te roba  la energía que necesitas  para tu rutina diaria y tus
actividades que más disfrutas.
Si encuentras que tu serie de ejercicios prescritos te cansan, habla con tu terapista, se
pueden hacer los cambios eliminar los riesgos de fatiga.
De igual manera, ninguno de tus ejercicios debe causarte dolor. Si experimentas dolor
al hacer el ejercicio habla con tu terapista. Puede ser que no estés haciendo el
ejercicio correctamente, o quizás debe hacerse algunas modificaciones a tu programa
de ejercicios.

El Ejercicio Recreativo. 
Si tu disfrutas las actividades tales como caminar, la bicicleta estacionaria y
especialmente nadar, mantenlos lo más posible mientras sean seguros para ti.  Si
experimentas calambres o fatiga, no continúes con el ejercicio hasta que consultes
con tu doctor o terapista.

Activo, Activo-Asistido, Y Ejercicio Pasivo. 
El  objetivo de los ejercicios ROM es mover cada articulación afectada, a través de su
plano y rango de movilidad todos los días.
No todas las personas con ALS pueden hacer completo las series de ejercicios
activos.

Un ejercicio activo es uno que puedes hacer tu solo, sin ninguna ayuda, cuando tus
músculos pueden realizar el movimiento completo.
Los músculos que pueden sólo mover parcialmente una articulación necesitan ayuda
activa en el ejercicio. Un auxiliador puede ayudar al músculo  a través del movimiento
o te pueden enseñar una manera de tener un propio ayudante, para  el rango de
movimiento.

El ejercicio pasivo es hecho completamente para un auxiliador cuando los músculos
ya no pueden realizar nada de movimiento. El auxiliador mueve la articulación dentro
de su rango de movimiento manipulando tu extremidad. El ejercicio pasivo trabaja las
articulaciones pero no los músculos. Tu terapeuta puede entrenar a tu cuidador para
hacer estos ejercicios correctamente.
La transición del ejercicio  activo-pasivo es raramente abrupta por que vas a
encontrarte con que puedes hacer unos ejercicios activos y otros con asistencia  y aun
otros pasivamente. 4445

Algunos Tips  De Ejercicio 
1. Los ejercicios deben hacerse diariamente y convertirse en una rutina.
2. Puedes dividir la rutina en partes para evitar la fatiga.
3. Si experimentas fatiga consulta  a tu terapeuta para hacer algún cambio en tu
programa.
4. Haz lo más de ejercicios activos que  puedas  por que puede ser necesario
cambiar después a activo-pasivo con ayuda o ejercicios pasivos.
5. Tu terapeuta puede ayudarte a tener la decisión correcta de los límites de tu
ejercicio.
6. Pregunta a tu terapeuta cuales son los ejercicios más importantes para hacer si
tienes un día muy ocupado.
7. Algunos ejercicios pasivos los puedes hacer mientras estas sentado o
acostado, estos ejercicios generalmente los haces cuando estas acostado. Tu
terapeuta ya te aconsejara que posición de los ejercicios son los mejores para
ti.
8. Detente si existe molestia. 4647


LA TERAPIA FÍSICA EN ELA 

El papel de la terapia física en ELA comienza antes de que haya perdida significativa
de fuerza y función, y continua durante el tiempo de vida de la persona.
La terapia física sirve para:
♥ Mantener la flexibilidad articular normal y el arco de movimiento.
♥ Mantener la fuerza muscular tanto como se pueda.
♥ Mantener la función tanto como sea posible.
♥ Disminuir dolor.
El terapeuta logra estas metas al evaluar al individuo sobre una base regular y,
basados en estos hallazgos, instruir al paciente y/o al cuidador en los ejercicios
apropiados, dando el equipo adecuado y asesorando sobre las AVDH(actividades de
la vida diaria humana).
En este articulo, me concentrare en  dos problemas comunes en ELA, ambos
envuelven la perdida del arco del movimiento normal de las articulaciones.
Estos problemas son:
♥ Capsulitis adhesiva del hombro
♥ Contractura en flexión del cuello.
Capsulitis significa que el tejido conectivo que rodea las articulaciones óseas del
cuerpo se inflaman. La causa  usualmente  es debilidad muscular, llevando a perdida
de movimiento en la articulación.
Cuando cualquier articulación del cuerpo no se mueve a través de su arco normal por
un periodo de tiempo considerable, este tejido conectivo  se hace menos elástico y
maleable. Esto puede rápidamente (a veces en días) hacerse rígido, fibrótico y
restringir el movimiento.
 Si la articulación se fuerza hacia su arco de movimiento normal (más allá del punto
que ahora no esta permitido), el paciente experimenta inmediatamente dolor agudo y
se produce una respuesta inflamatoria por parte del cuerpo.
Ahora comienza un círculo vicioso. El paciente no desea mover la articulación, porque
causa dolor, aumentando  la inmovilidad, la restricción y el dolor. Porque el hombro es 48
la articulación mas comúnmente afectada, esto causa problemas reales en las AVDH.
El solo intento del paciente  o del cuidador de levantar el brazo para el baño o el
intento de ponerse o quitarse la camisa o el saco, puede causar dolor agudísimo.
Eventualmente, solo estar sentado recto, sin soporte del brazo puede ser intolerable.
Para evitar este escenario,  es necesario empezar ejercicios diarios pasivos, activos
asistidos y activos, antes de que el paciente pierda movilidad. Con los primeros signos
de debilidad de la musculatura del hombro, el paciente  y el cuidador deben ser
instruidos en ejercicios de flexibilidad (movilidad articular).
El paciente debe intentar completar esto independientemente por el tiempo que sea
posible, al acostarse sobre su espalda y usando un  bastón o polea para permitir al
brazo opuesto dar la fuerza.  Eventualmente, si el paciente ya no puede levantar el
brazo, el cuidador debe mover gentilmente la articulación del hombro a través de su
arco de movimiento posible. Es importante que el paciente y la familia sean instruidos
por el terapeuta en el modo correcto de realizar los ejercicios, pues se puede hacer
daño real si los ejercicios se realizan incorrectamente. En algunos casos, el cuidador
puede ser instruido en movilización articular. Esta es una técnica de ejercicios que
requiere de cierto entrenamiento, pero que si se hace correctamente, puede evitar la
capsulitis adhesiva.
Si a pesar de los esfuerzos, se sospecha capsulitis adhesiva, debe comenzarse con
terapia física intensiva inmediatamente. La combinación de calor profundo o hielo,
antinflamatorio y medicamentos para el dolor, y técnicas gentiles de movilización
puede restaurar la flexibilidad normal y eliminar el dolor.
Otra complicación común  en ELA es la contractura en flexión del cuello. Porque los 

músculo extensores del cuello (los músculos a lo largo de la espalda y cuello que 
mantienen la cabeza  erguida), a menudo se debilitan mas temprano que el grupo 
muscular opuesto, el cuello, sus flexores, los extensores, se hacen tensos mientras la 
cabeza comienza a caer.  
Los músculos flexores (al frente del cuello), en contraste, se  acortan mientras el 
paciente tiene mayor dificultad para mantener la cabeza erguida. 
Un collarín puede proveer soporte para el paciente, pero a veces es tolerado muy 
poco. Puede necesitarse paciencia y perseverancia para asistir al paciente para 
encontrar un collarín que sea lo suficientemente fuerte para soportar, pero 
suficientemente ligero y ventilado para ser confortable.  
El error hecho frecuentemente, sin embargo, es que para cuando el paciente ya 
aceptó la realidad de que el collarín es necesario, los músculos flexores del cuello ya 
están tan acortados que el collarín ya no se puede tolerar.  49
Otra vez es importante para  el paciente y/o cuidador el empezar la movilización 
pasiva, activo- asistida y activa antes de que la limitación en el cuello sea evidente. 
El paciente y el cuidador deberían ser instruidos en los ejercicios de movilización 
gentiles para cuello tanto en sentado como acostado boca-arriba. Esto debe hacerse 
al menos una vez diario para mantener la flexibilidad normal del cuello. 
En conclusión, el paciente con ELA se beneficia de la terapia física en todos los 
estadios de la enfermedad. Es imperativo, sin embargo que cada paciente sea 
valorado por un terapeuta físico regularmente, y que se inicie una terapia adecuada 
antes de que comiencen las complicaciones serias.   
                                                                                                                                                              
La Fuerza Muscular Del Paciente. 

No se espera que la terapia física los haga más fuertes a los pacientes. Mas bien, los 
pacientes y sus familias aprenden cómo aprovechar al máximo lo que pueden hacer 
los pacientes aun si están perdiendo fuerza.  
La ejecución de los ejercicios de terapia física conforme a las indicaciones de un 
profesional entusiasta puede alentar el estado de ánimo del paciente. Sin embargo, 
muchos médicos y compañías  de seguro no consideran  eso como suficiente razón 
para recetarla en forma regular, citando el hecho que muchos de los ejercicios puede 
realizarlos la familia.  
Se debe reconocer que en algunos pacientes la terapia física intensa puede precipitar
calambres que pueden ser dolorosos; por lo tanto, los pacientes necesitan juzgar por 
sí mismos si los beneficios que proveen los ejercicios valen la pena el tiempo que les 
toma hacerlos y la posible incomodidad que pueden causar.  
Es mejor que los pacientes  que tienen dificultades hablen acerca de ellas 
directamente con el terapeuta físico y con el médico que les ha recetado la terapia. 
Puede haber algunas modificaciones al programa que proveerán un mejor balance.

ver los ejercicio en el enlace siguiente abajo, pdf.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Genera más ingresos con AdSense para búsqueda - Dentro de AdSense

Genera más ingresos con AdSense para búsqueda - Dentro de AdSense